HISTERISMO
 
Mis enlaces favoritos
Album de fotos
HISTERISMO
HISTERISMO

Imagen
 
(Del griego hustero, útero, porque antaño se creía que esta afección tenía su origen en aquel órgano).
Neurosis que se expresa físicamente; las crisis del histerismo tales como: convulsiones tumultuosas, parálisis, perdida de la visión o de la palabra, etc., no tiene ninguna base orgánica (por ejemplo, el sujeto dice que no puede andar, pero conserva sus reflejos tendinosos); por otra parte sobrevienen casi siempre en público.
Incomprendido durante el largo tiempo (en la Edad Media eran atribuidas a posesión de amoniaco, y él en siglo XIX a desbordamientos sexuales), fueron minuciosamente descritas por Charcot y, después explicadas por Sigmund Freud. El histerismo es una neurosis expresional las crisis tienen una significación. Son la manifestación somática y espectacular, de conflictos inconscientes. Tienen el valor de un lenguaje. Por ejemplo, una joven de 21 años tratada por Breuer y Freud en 1882, era incapaz de beber en un vaso . El análisis reveló que este comportamiento era una protesta inconsciente contra la conducta de una antigua aya que hacia beber a su perro en un vaso. Los histéricos son individuos emotivos y sensibles, de imaginación desbordante, sugestionables, maleables y afanosos de gustar y seducir.
Al no atreverse a afirmar su personalidad, representan continuamente un papel que no es suyo. Reprimen en el inconsciente sus afectos prohibidos, y éstos, para expresarse, se convierten en síntomas corporales.
Inestabilidad y trastornos psicogéneticos caracterizados por disociaciones, es decir, por la desaparición de la conciencia clara de deseos efectivos, pero se consideran vitandos, y producción autosugestiva de diversos sustitutos únicamente inteligibles a la luz de las experiencias patogénicas: ataques, estados espasmódicos, parálisis, anestesias y otras afecciones de partes y funciones que han desempeñado algún papel en las experiencias reprimidas y disociadas.

Psiconeurosis que resulta de un conflicto entre el ego y las primitivas tendencias del id, y en que estas últimas quedan reprimidas y excluidas así de la expresión consciente directa, suponiéndose que los materiales subconscientes reprimidos encuentran una salida física indirecta por medio de la conversión, produciendo los síntomas histéricos. Sin pitiatismo (Babinsky). Consideraba antiguamente como un simulacro de enfermedad debido a la presión de la matriz desplazada contra diversos órganos. Los ataques suelen recordarse únicamente en estado de hipnosis o tras el uso prolongado de asociación libre.

En tanto que la nerviosidad es, ante todo una conmoción de equilibrio psíquico
debida a una dificultad general de adaptación, existen determinados estímulos perturbadores del equilibrio que pueden provocar un repentino y transitorio trastorno psíquico. Todo el que haya visto una película de terror habrá podido notar que algunos espectadores tienen ataques de risa en las escenas más horripilantes. Ello no indica una carencia de sentimiento sino que por el contrario, el síntoma de que la película les a afectado profundamente y que su organismo trata de descargar la tensión acumulada por medio de una explosión emocional.
La amnesia es un síntoma frecuente de histeria. En algunos casos una manifestación suicida puede ser síntoma histérico; los síntomas de la histeria de conversión pueden aparecer tanto en la esfera orgánica como en la psíquica, afectando la actividad motora , la sensorial, la vasomotora, la visceral, la emocional o la mental.
Uno de los síntomas mentales de la gran histeria es la amnesia, en la que el sujeto olvida hechos de su vida, y las fugas, en las que el paciente olvida su identidad, vaga sin objeto de un lado a otro y a veces “despierta” en un lugar muy lejos de su casa. En el sonambulismo, el paciente camina en un estado que asemeja al sueño, actúa sin saber lo que hace y al despertar de este estado onírico no sabe ni dónde está ni qué le ha pasado.
La personalidad múltiple es un raro trastorno en la que un individuo puede obrar , en distintas épocas, con arreglo a distintas personalidades. Pueden cambiar del todo su personalidad de una a otra, periódicamente.
Las investigaciones modernas sobre la histeria comienzan con Charcot y Janet, quienes dirigieron su atención al estudio de síntomas como las anestesias, el estrechamiento del campo visual, las parálisis, las contracturas y los trastornos viscerales, tratando de separarlos de otras enfermedades. Janet suponía que la histeria comenzaba con el agotamiento que sigue a la depresión, limitando el campo de la conciencia.
 
Breuer y Freud prestaron su atención al hecho de que los síntomas histéricos podían ser resultado de conflictos entre los impulsos y las inhibiciones morales. Los deseos se reprimen, pero no satisfactoriamente y su energía se abre camino hasta la conciencia en forma simbólica y disfrazada.
Al hablar de “personalidad histérica”, valdría la pena hacer hincapié sobre el diagnóstico diferencial entre esta entidad y los cuadro de psiconeurosis histérica (de angustia, conversiva, y fóbica) ya que en estos últimos el paciente sabe que está enfermo o por lo menos detecta que existe un desequilibrio en su homeostasis habitual. En la personalidad histérica de éste no es el caso ya que aquí las características señaladas (egocentrismo, la habilidad emocional vacuidad, demandas exageradas con poca capacidad para dar seducción, dependencia, manipulación, etc.) no son sentidas como síntomas por el paciente por el contrario, constituyen “ un estilo de vida” de la persona; en otras palabras, estas características están aglutinadas, rasgos caracterológicos.

Escríbenos
Nos interesa tu opinión